Recuperando mi último artículo, sobre el problema que genera la cultura empresarial en la implantación de la llamada transformación digital, que en todo caso debe ser resultado de una previa implantación de filosofía empresarial, llamada “cultura digital”, me apetecía compartir la manera en la que podemos, a grosso modo, identificar el estado en el que se encuentra nuestra empresa con respecto a este cambio cultural. Para ello, es fundamental, atender a:

Los retos (para muchos problemas), que identificamos.

Una vez somos capaces de percibir cuáles serán los principales dilemas con los que nos encontraremos, establecer su prioridad. La prioridad dada a un mismo problema en relación del resto, marcará el estado de asimilación, desarrollo o madurez en el que se encuentra nuestra empresa actualmente.

Aclarar que los retos, como no podía ser de otra manera, estarán directamente relacionados con los objetivos marcados por la empresa. La pregunta sería entonces ¿por qué no consideramos los objetivos, como referentes para valorar el estado en el que se encuentra una empresa para el proceso de transformación digital? Básicamente porque solemos equivocar los objetivos, o simplemente, si no están equivocados, su orden no es el adecuado.

Son muchas las empresas que quieren alcanzar objetivos excesivamente ambiciosos, sin haber resuelto los dilemas más sencillos de la propia transformación digital. Por ejemplo, todos tenemos claro que en el centro de la estrategia de toda empresa debe estar el cliente. Sin embargo, una empresa no debería perder la cabeza respecto a conocer la satisfacción de su cliente (objetivo), generando una estructura tecnológica basada en CRM / SCRM, si todavía no ha resuelto:

  • Problemas relacionados con la estructura de datos y accesibilidad, por parte de todos los departamentos interesados. Dando agilidad a su procesamiento y comprensión.
  • Problemas de eficiencia operativa.
  • Personal con capacidad para comprender y satisfacer las necesidades del consumidor que se ha desarrollado o nacido en este nuevo entorno.

Así pues atendiendo a los principales dilemas encontrados, encontramos tres grandes tipos de estadios en la integración de la cultura digital en nuestra empresa.

Estadio inicial | Estadio de desarrollo | Estadio de madurez.

Atendiendo a la percepción de barreras y problemas que encontramos y su orden de prioridad, para poder introducir los cambios relativos a la transformación digital, podemos determinar, en que estado de madurez digital se encuentra nuestra empresa.

Escrito por Martínez Guardiola Francisco